Visor de contenido web Visor de contenido web

Cuenca del Deba

La cuenca del río Deba, con 533,8 km² de superficie, es la más occidental del Territorio. Se extiende íntegramente por la Comunidad Autónoma del País Vasco, perteneciendo la mayor parte al Territorio Histórico de Gipuzkoa.

La cuenca del Deba está muy industrializada, su población alcanza los 135.000 habitantes, y se agrupa en una serie de núcleos importantes (destacando Arrasate, Oñati, Bergara, Eibar y Deba). Históricamente, la cuenca ha sufrido un enorme deterioro ecológico debido a la alta presión demográfica e industrial, que, en cierta medida, se mantiene hasta nuestros días.

A excepción de en su tramo más alto y algunos afluentes, la situación ambiental del río Deba hasta tiempos muy recientes ha sido muy mala y caracterizada por una ausencia casi total de vida piscícola en el río. La reciente construcción del saneamiento y la puesta en funcionamiento de las depuradores de Epele, Mekolalde y Apraitz han mejorado la situación y ya se empiezan a observar las primeras poblaciones de peces, fundamentalmente ciprínidos, en la mayor parte de los tramos de este río. No obstante su deficiente morfología, imposible de revertir en muchos casos, supone una importante limitación cara a su completa recuperación ambiental.

En cuanto a la red de tributarios la situación varía de unos a otros. Mientras que algunos afluentes siempre han mantenido aguas de elevada calidad, casos del Arantzazu, Urkulu, Aixola y Sallobente, otros como el Ego han perdido completamente sus características naturales. Entre ambos extremos coexisten otra serie de afluentes en los que el saneamiento va avanzando según los plazos establecidos y recuperando la calidad de sus aguas.

La aportación media de la cuenca se ha evaluado en 457 hm3/año, equivalente a 14,5 m3/s. Se producen variaciones importantes de caudales entre los años secos y húmedos, al igual que existe una acusada variabilidad estacional, de forma que los meses de diciembre y enero generan casi el 30% del total de las aportaciones. Por contra, los veranos son secos y los caudales de estiaje pueden llegar a ser de 0,6 l/s/km2.

La precipitación media de la cuenca se ha evaluado en 1613 mm. Teniendo en cuenta que la temperatura media de la cuenca es de 12,7º C, unido al valor de la pluviometría, se evalúa la evaporación potencial en 871 mm, la más alta del Territorio, lo que provoca los menores caudales específicos de las cuencas guipuzcoanas. Dentro de la misma cuenca, existe una diferencia importante en los valores de caudales de estiaje, así, las cuencas del complejo volcánico, presentan caudales específicos de estiaje de 5 l/s/km2, y los materiales calizos, presentan caudales específicos cercanos a 0,5 l/s/km2.