Visor de contenido web Visor de contenido web

Presentación

Desde el principio de la Historia, el agua ha sido uno de los recursos que más ha influido en el desarrollo de las civilizaciones. El ser humano ha captado, almacenado y conducido el agua para satisfacer sus necesidades. Igualmente, ha tenido que construir defensas, porque ha ocupado los terrenos por donde el agua se desbordaba durante las crecidas y que periódicamente reclamaba para sí. Los paisajes del agua han servido para su esparcimiento y se han realizado verdaderas obras de arte recreando la naturaleza. Pero durante el siglo anterior, tanto el desarrollo urbano como el industrial han propiciado la degradación de los sistemas acuáticos, hasta el punto de que en la última década del mismo algunas personas y organizaciones vieron la necesidad de poner freno a este deterioro. Términos como conservación de ecosistemas acuáticos, caudales ambientales, espacio del río, etc. empezaron a ser escuchados y, poco a poco, lo que se ha denominado nueva cultura del agua ha ido ganando adeptos. Esta nueva cultura se basa en que las políticas del agua se deben basar en el respeto y conservación de sus ecosistemas asociados.

El comienzo de siglo ha supuesto un cambio profundo en la normativa del agua. Comenzó con la aprobación de la Directiva Marco del Agua 2000/60/CE, por parte de la Comunidad Económica Europea. Más recientemente, el 23 de junio del año 2006, el Parlamento Vasco aprobó la Ley de Aguas de la Comunidad Autónoma del País Vasco, donde siguiendo las directrices marcadas por la directiva Europea se legisla sobre la administración hidráulica vasca.

Durante estos años se han desarrollado diversos planes y actuaciones ambientales genéricos sobre sostenibilidad y conservación del medio ambiente, destacando entre ellos la Estrategia Ambiental Vasca de Desarrollo Sostenible 2002-2020, aprobada el 4 de junio del año 2002 por el Gobierno Vasco. En esta estrategia el agua tiene un papel relevante. Por su parte, el Plan de Sostenibilidad para la acción de gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa fue aprobado el 8 de noviembre de 2005 por el Consejo de Diputados de esta Diputación Foral. En el mismo, además de fijar los factores más significativos para realizar una acción de gobierno con criterios de sostenibilidad, se insta a los departamentos más directamente implicados a que realicen su plan especifico.

La Diputación viene realizando desde los años 80 un esfuerzo inversor muy importante en el ámbito del ciclo del agua. Este esfuerzo, unido al realizado por otras administraciones, Mancomunidades, Consorcio, Gobierno Vasco y Gobierno del Estado, ha conseguido que las grandes obras de abastecimiento y saneamiento estén próximas a finalizar. Por tanto, unido a las consideraciones anteriormente expuestas, se trata de un momento muy oportuno para, realizando un diagnóstico de la situación actual, plantear unas directrices para el uso sostenible del agua en el Territorio Histórico de Gipuzkoa que sirvan de base para diseñar las futuras líneas de actuación a desarrollar por la Diputación en los próximos años.